Blog

Cómo conducir con lluvia en invierno.

23-12-2020 (1091 visitas) | hgaformacion.es

Conducir en invierno es sinónimo muchas veces de conducir con lluvia, menos visibilidad, menos adherencia, pero sabemos...

¿Cómo conducir con lluvia en invierno?

 

De la lluvia no se escapa casi nadie en este país. Al menos algunas veces a lo largo del año. Ni siquiera en las zonas más secas. Pero, salvo en el norte, no es tan habitual como para que estemos acostumbrados a conducir con lluvia. Eso nos crea problemas incluso cuando caen cuatro gotas. Por algo el mayor número de accidentes invernales se producen con lluvia: en el período 2013-2016 (de noviembre a febrero) lloviznando se produjeron 144 fallecidos y 775 heridos que necesitaron hospitalización y con lluvia fuerte murieron 41 y 217 heridos necesitaron hospitalización. Muy por encima de la siniestralidad con nieve, niebla, granizo o viento.

 

La lluvia, lo primero, crea dificultades de visión, algo vital para una conducción segura. Por eso conviene adaptar siempre la velocidad a visibilidad.  La lluvia, sobre todo cuando se inicia, reduce además la adherencia de los neumáticos por el polvo, grasa, etc. que se acumula día a día en la carretera y que genera un ’barro’ peligroso y muy deslizante sobre el asfalto. Incluso, puede llegar a producir el temido acuaplanin, en el que el coche 'flota' sobre el asfalto sin adherencia. 

 

Pero la lluvia persistente, aunque ‘limpia’ el asfalto, también puede complicar la conducción, por las dificultades de visión, agarre, etc.  Cuidado especial en las zonas donde puede llover con fuerza: se pueden producir inundaciones o ‘ríos’ de agua. Aunque conozca el terreno, encierran mucho peligro. 

 

Peligros en la Carretera.

 

Lo primero a tener en cuenta es que la luminosidad en días de lluvia es mucho más reducida. Y, por lo tanto, dificulta nuestra visión y la del resto de conductores. La propia lluvia ya supone un importante handicap que dificulta la visión en muchos momentos. El barro y la grasa que suele haber en la carretera llega al parabrisas y dificulta una correcta visión pues hasta la limpieza con los ‘limpias’ no siempre es la más correcta. Sobre todo si estos no están en perfecto estado. Otro problema añadido es  el empañamiento de los cristales, que a veces pueden ponernos en serias dificultades. 

 

 

¿Qué debemos hacer?

 

  • Llevar en perfecto estado faros, luces traseras y cristales, sobre todo los delanteros, es fundamental para su seguridad. 
  • Aunque muchos coches activan las luces de día automáticamente, los que no tengan este sistema deben encender las luces para ver mejor y, sobre todo, para ser vistos. Facilitará la visión de todos. 
  • Las escobillas en buen estado son fundamentales para que, cuando se activen, barran perfectamente el agua del parabrisas y, también, de residuos salpicados por otros coches, hojas…  
  • Es una buena costumbre aumentar la distancia de seguridad para minimizar las salpicaduras procedentes de otros coches.
  • ¿Cristales empañados? Ponga a tope climatizador o aire acondicionado, aunque ya hay coches con sistemas automáticos anti-empañamiento. Y siempre quedan los  líquidos que lo evitan, o la bayeta...

 

 

Recuerda las 8 claves para evitar sorpresas.

 

La lluvia, como otros fenómenos meteorológicos, complican la conducción. Por eso es fundamental modificar la forma de conducir y, sobre todo, extremar la prudencia. Estas son las claves: 

 

  1. Adaptar la velocidad al estado del suelo.
  2. Aumentar la distancia de seguridad.
  3. Llevar  los neumáticos en perfecto estado.
  4. Evitar frenazos bruscos.
  5. Llevar siempre las luces encendidas.
  6. Hacer las maniobras  suaves, sin brusquedad.
  7. Vigilar que el sistema para desempañar cristales funciona correctamente.
  8. Comprobar que funcionan bien el limpiaparabrisas  y las escobillas.

 

Te ayudamos a mejorar tu empleabilidad. Consulta nuestro Catálogo de Cursos.

 

 

¡Demasiados metros para frenar!

 

La mayor parte de los conductores adaptan la velocidad al estado del asfalto y que con lluvia muchos pisan menos el acelerador. Pero no siempre es así. Algunos probablemente no tienen en cuenta que la distancia de frenado con suelo mojado se alarga considerablemente: a 50 km/h la distancia de frenado se puede casi duplicar y a 120 km/h, un coche que en seco frenaría en unos 80 metros necesitaría más de 115 para detenerse. 

 

 

 

 

Sácate el Carné de Conducir Online.

Fórmate por Internet sin necesidad de asistir a clase.

Apúntate aquí

Política de Cookies Política de Privacidad

Usamos Cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando da su consentimiento sobre dicho uso y la aceptación de nuestro aviso legal.